Responsabilidad Social: Expectativa VS Realidad.

Recordando la frase de Votaw y Sethi (1973) “La responsabilidad social es un término brillante que significa algo, pero no es siempre lo mismo para todos” venimos a contarles la historia de cómo hemos aprendido que la responsabilidad social, en la práctica, dependerá de quién es quién en la historia.


En el ejercicio de la responsabilidad social una cuestión es la misma responsabilidad vista desde la empresa, otra desde los colaboradores de la empresa, otra desde las ONG con los que la empresa se relaciona, otra desde las comunidades, otra desde los clientes de la empresa, otra desde los medios de comunicación y así, pare de contar. Así pues, cada público de interés tendrá un concepto, una idea y una expectativa distinta –y valida- de acuerdo al rol que ocupe.


En términos de expectativas, la lógica nos indica que la principal sería entender la responsabilidad desde el concepto y aun cuando hay una diversidad importante de ellos, desde InspiraRSE nos alineamos al que propone la Guía ISO 26000.

Es la responsabilidad de una organización ante los impactos que sus decisiones y actividades ocasionan en la sociedad y en el medio ambiente, mediante un comportamiento ético y transparente

Ahora, lo que vemos en la práctica, es que esta acepción es mediada por la expectativa e incluso por lo que cada actor defina como impacto, como ética y como transparencia. De ahí la importancia que la organización quien la ejerza tenga la suficiente madurez para definir sus propios límites, o -de acuerdo al GRI- sus asuntos materiales. Esto es, que sea capaz de definir y comunicar cuáles son los asuntos que ella considera como relevantes tanto que se hará cargo de sus principales impactos y riesgos.


Cuando los asuntos materiales están claros y son comunicados de manera transparente a los grupos de interés, la gerencia de la responsabilidad social a lo interno de la organización aumenta potencialmente su efectividad y su eficiencia.


No definir y comunicar los asuntos materiales, no definir estos límites, provoca escenas como las siguientes:

  • Que una diversidad de actores que para la empresa no forman parte de su mapa de grupos de interés se acerquen, por ejemplo, solicitando donaciones para apoyar acciones que aunque nobles, no se alinean a los intereses de la empresa.

  • Que públicos internos de la organización manifiesten inconformidad sobre las decisiones de ésta en materia de la inversión socialmente responsable.

  • O incluso que la propia organización, tome decisiones filtrada más por la empatía de algún líder hacia a una causa en particular que por la pertinencia estratégica de la acción.

En todos estos casos, los costos al mediano y largo plazo van desde el ruido interno en la organización, hasta el mal uso de los recursos (tiempo y dinero) representando todos ellos, riesgos potenciales en su reputación.


Ahora, ¿Qué y cómo podemos hacer para alinear las expectativas de todos los actores en relación con el rol de la responsabilidad social de las organizaciones?.


Sinceramente no tenemos una respuesta escrita en piedra sobre esta pregunta, de hecho dudaríamos mucho de alguien que sea capaz de afirmar algo así. Lo que haremos es compartir una serie de recomendaciones que van filtradas por guías como la ISO 26000, GRI, SDG Compass y, por nuestra experiencia.

  • Defina qué entiende su organización por responsabilidad social o por sostenibilidad.

  • Defina cuál es el objetivo estratégico de esta responsabilidad social. Atienda a la pregunta ¿cómo responde a los objetivos del negocio?.

  • Identifique claramente quiénes forman parte de sus públicos de interés; cuáles son las expectativas de usted -como organización- hacia ellos y aclare muy bien cuáles son las expectativas de ellos hacia la organización.

  • Defina un plan de respuesta y de atención a esas expectativas, incluso si no va a responder, defina claramente las razones. La organización no tiene porque responder a todas las expectativas de todos los públicos de interés, pero defina por qué si o por qué no a cada una de ellas.

  • Defina sus prioridades en atención a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y su meta respectiva

  • Asegúrese de integrar dentro de la cultura de su organización todos los temas que ha avanzado hasta este punto. Esta integración va más allá de comunicarlo, implica que la organización a nivel general se compromete con estos temas.

  • Comunique de una manera clara y transparente todo lo anterior a todos los grupos de interés. En términos operativos este solo hecho de comunicarlo a través de una estrategia sólida y coherente le puede resultar muy beneficioso en términos de la eficiencia de su gestión.

EXTRA: Estas recomendaciones no forman parte de un manual del paso a paso, muchas de estas recomendaciones deben trabajarse en paralelo, teniendo la suficiente flexibilidad de revisarlas y ajustarlas constantemente.

INSPIRARSE es una firma consultora dedicada a promover la cultura de la responsabilidad social y la sostenibilidad en las organizaciones. 

Conformada en el año 2013, actualmente opera desde Caracas y Montevideo apoyando a empresas privadas y organizaciones de la sociedad civil en la definición y acción de sus programas de responsabilidad social, sostenibilidad, gestión de voluntariado y comunicación responsable. 

SÍGUENOS EN NUESTRAS

REDES SOCIALES

  • LinkedIn - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Facebook - círculo blanco

CORPORACIÓN INSPIRARSE, C.A.

RIF: J-403059225

Contacto en Caracas: +58-4242358204

Contacto en Montevideo: +59-894334461

© Copyright © 2019 Portal InspiraRSE. Todos los derechos reservados.

Todas las imágenes corresponden a banco de Unsplash, Wix